domingo, 13 de septiembre de 2015

Tú eres el Mesías...

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se dirigieron a las aldeas de Cesarea de Felipe; por el camino, preguntó a sus discípulos: "¿Quién dice la gente que soy yo?" Ellos le contestaron: "Unos, Juan Bautista; otros, Elías; y otros, uno de los profetas." Él les preguntó: "Y vosotros, ¿quién decís que soy?" Pedro le contestó: "Tú eres el Mesías." Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y empezó a instruirlos: "El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, tiene que ser condenado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días." Se lo explicaba con toda claridad. Entonces Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo. Jesús se volvió y, de cara a los discípulos, increpó a Pedro: "¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!" Después llamó a la gente y a sus discípulos, y les dijo: "El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Mirad, el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí y por el Evangelio la salvará."
Marcos 8, 27-35
Ciclo B - 24º dom Tiempo Ordinario
______ ______

Las preguntas de Jesús buscan siempre darse a conocer más y mejor a los que le siguen. Su persona y su proyecto van estrechamente unidos, por esta razón para seguir a Jesús necesitamos conocer no sólo los acontecimientos puntuales que fueron sucediéndole, sino que necesitamos conocer su corazón y su esperanza.

A lo largo del evangelio, Jesús va mostrándose de manera más y más clara. Sus palabras, sus planes, sus acciones prodigiosas y sus encuentros sanadores van dibujando su naturaleza. Jesús se revela progresivamente para que los discípulos puedan acogerle siendo quien es con toda su grandeza desde su limitada comprensión.

"Y vosotros, ¿quién decís que soy?" "Tú eres el Mesías" responde Pedro, pero esta declaración pública muestra en realidad una comprensión distorsionada del ser de Jesús. Aparentemente la respuesta de Pedro es la esperada, es una respuesta muy aceptable y que parece que responde a lo que Jesús quiere escuchar. La respuesta de Pedro es totalmente admisible por los que le siguen, pero en un instante delata su falta de visión a la hora de reconocer a Jesús. "El Hijo del hombre tiene que padecer mucho..." empezó a instruir Jesús a sus discípulos tras la declaración de Pedro, pero éste "se lo llevó aparte y se puso a increparlo".

El mesías de Pedro no podía fracasar. El mesías de Pedro tenía que expresar la última palabra. El mesías de Pedro tenía que aparecer glorioso y vencedor en la historia. El mesías de Pedro tenía que presentarse con poder ante la humanidad entera. Sin embargo Jesús se presenta como aquel que tiene que padecer, como aquel que tiene que ser rechazado, condenado y ejecutado para resucitar.

El mesías de Dios se presenta a los hombre sin ningún poder, sin ningún privilegio, sin ninguna ventaja. Jesús se revela como el nuevo pobre de Yahveh, como el siervo de Dios que salva a la humanidad entera desde lo desapercibido y pequeño. Esto es una locura para nuestro ego, para nuestras aspiraciones, para nuestros deseos, para nuestros planes de futuro. Es una paranoia absoluta no pretender el reconocimiento y la aprobación de todos, no pretender salir ganando la partida o llevar la razón. Necesitamos confiar sinceramente para convertir nuestro corazón y no pretender lo que no entra en los planes de Dios.

¿Quién es Jesús para mí?
¿Cómo he llegado a ese conocimiento?
¿Qué supone para mi vida que Jesús se presente como el Hijo del hombre que tiene que padecer mucho?

1 comentario:

  1. Muchas veces, tengo la respuesta adecuada para Dios, tal y como Pedro sabe contestar. Sin embargo, también al igual que Pedro, mi comportamiento o comentarios posteriores muestran que mi persona está lejos todavía de esa respuesta que doy de palabra.

    ResponderEliminar