domingo, 16 de agosto de 2015

El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo." Disputaban los judíos entre sí: "¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?" Entonces Jesús les dijo: "Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que como este pan vivirá para siempre."
Juan 6,51-58
Ciclo B - 20º dom Tiempo Ordinario
______ ______

En muchas ocasiones las palabras de Jesús causan un gran revuelo y confusión. Jesús habla de una realidad que tiene que ver con quien le envía; su Padre. Por esta razón, al aludir a una realidad superior, un acercamiento superficial a sus palabras puede llevarnos a error, e incluso al escándalo. Los que escucharon a Jesús decir que era "el pan vivo que ha bajado del cielo" estaban absolutamente anonadados. Y más todavía escucharle decir que debía ser su alimento "El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna".

Jesús hace referencia al maná que tomaron los padres en el desierto, un pan que fue alimento y salvación pero que no les dio una vida definitiva. En Jesús se lleva a plenitud la voluntad de Dios Padre; la vida eterna del mundo. En Jesús se materializa el deseo de Dios de que cada ser humano viva en plenitud y gozo, por esto se ofrece como pan definitivo que confiere vida eterna.

Para la mentalidad judía escuchar a Jesús decir que tenían que comerle era una aberración y no era de extrañar que causara repulsión y rechazo. Jesús sin embargo es claro y firme en este punto "Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él". Jesús nos pide que le tomemos por entero, que hagamos vida su vida y nos dejemos vivificar con Él. Jesús nos dice que tomando su persona por entero vivimos habitados por Él y al mismo tiempo le habitamos; este es el regalo y el milagro del alimento definitivo que no deja de darse y que nunca se agota.

¿Qué supone para mí que Jesús se me ofrezca como el pan de vida?
¿En qué consiste en mi historia personal la vida eterna que Jesús me promete?
¿Qué entiendo desde mi experiencia "vivir para siempre"?

No hay comentarios:

Publicar un comentario