domingo, 16 de marzo de 2014

Se transfiguró delante de ellos

En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro,a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: "Señor, ¡qué bien se está aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías." Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: "Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo." Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: "Levantaos, no temáis."
Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: "No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos." 
Mateo 17,1-9
______  ______


En el capítulo 24 del libro del éxodo, en el que se narra la teofanía del Sinaí, encontramos un relato muy parecido al que nos cuenta Mateo en la Transfiguración. En este primero aparece Moisés acompañado de Aarón, Nadab y Abihú y cuenta como los cubrió una nube y que, desde ella, Dios les habló el séptimo día.
No es casual que el Evangelio quiera de alguna manera presentar a Jesús como al nuevo Moisés que tiene una palabra definitiva que decir, una palabra que da cumplimiento a la ley y a los profetas, una palabra que desvela y muestra algo más del misterio insondable de Dios; "Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo." Los discípulos no han de confundir a Jesús con nadie, ni siquiera con Moisés y Elías, representantes y testigos del Antiguo Testamento. Solo Jesús es el Hijo querido de Dios, el que tiene su rostro “resplandeciente como el sol”. 
Pero la Voz añade algo más: “Escuchadlo”. En otros tiempos, Dios había revelado su voluntad por medio de los “diez mandatos” de la Ley. Ahora la voluntad de Dios se resume y concreta en un solo mandato: escuchad a Jesús. La escucha establece la verdadera relación entre los seguidores y Jesús.
"Jesús es lo que acontece cuando Dios habla sin obstáculos en un hombre" Jean Sulivan, ; por eso, podemos decir que es un hombre transfigurado. La transfiguración no fue un hecho puntual en la vida del Maestro de Nazaret, sino el estado de su ser.
¿Qué hacía de Jesús un hombre transfigurado? Y ¿en qué se notaba? Según los datos que nos aportan las narraciones evangélicas, lo que mostraba a Jesús como un hombre transfigurado era su bondad, su compasión, su autenticidad, su integridad y coherencia, su libertad, su vivencia de Dios...
Todo ello resulta profundamente coherente, porque, antes que nada, una persona transfigurada es una persona profundamente humana. Todo lo auténticamente humano es transparencia de Dios; o, por decirlo de otro modo, la vivencia de lo humano nos "diviniza".

No hay comentarios:

Publicar un comentario