domingo, 23 de febrero de 2014

Habéis oído que se dijo...

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Habéis oído que se dijo: "Ojo por ojo, diente por diente." Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia. Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica; dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehuyas.
Habéis oído que se dijo: "Amarás a tu prójimo" y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto." 
Mateo 5,38-48
______  ______

El Evangelio da un salto enorme hacia adelante. Y casi siempre rompe con los esquemas con los que entendemos el mundo. No se trata de cumplir una serie de normas y preceptos, de seguir una ley o una doctrina. El evangelio nos anima a asumir lo que parece imposible, lo que es incluso absurdo para la mayoría. Se nos invita a saltar al vacío, confiando y arriesgando... y conservando la fe de que todo irá bien.
"Dios nos toca, y su contacto, que es vacío, nos vacía. Nos mueve con una simplicidad que nos simplifica. Entonces cesa toda variedad, toda complejidad, toda paradoja y toda multiplicidad." Thomas Merton
La complejidad de la propuesta de Dios desaparece cuando iniciamos el camino y nos abandonamos a la providencia de quien todo lo puede.
En este salto hacia el infinito que se nos invita a dar nos lleva ir realizando con nuestra vida la perfección del amor que hay que alcanzar, lo cual no se consigue simplemente evitando el mal, sino acometiendo el bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario